COMPAÑÍA   TEATRAL

FARSAS   MARAVILLOSAS

(Alfonso Zurro)

Una feria ambulante parece haberse instalado en el pueblo.

En ella viven un grupo de feriantes solitarios errantes y desarraigados.

Malviven divirtiendo a las gentes,

pero no son queridos por nadie

 

Por la noche desempolvan sus vestidos

entre canciones que animen su soledad,

se acompañan del vino y, poco a poco, comienzan

su juego de representar historias,

quizás sus propias historias.

Inventan personajes

arropados por las atracciones de la feria:

un puesto de muñecos y pelotas,

una pequeña tarima para charlatanes

o un decorado para fotografiarse.

 

En cada representación,

la feria va iluminándose, cobrando vida,

sirviendo de diversión a los feriantes

 y, quién sabe, quizás por una vez

sus fantasías tengan un final feliz.